Todo aquello auditum, todo aquello oído, se convierte en el impulso que permite tomar consciencia del presente. Escuchar en la noche, en el día, ante el ruido, ante el ave, ante una máquina, ante la escucha misma. Escuchar como respirar, oír como estar, sonar como ser.