Exposición “Hipnagogia”

HIPNAGOGIA

En el sueño la vigilia y en la vigilia el sueño, la realidad haciendo de ficción, la ficción creyéndose real. La hipnagogia es un estado intermedio donde no es posible distinguir la alucinación de aquello que sucede supuestamente fuera de esta. La hipnagogia es un estado de aceptación de la cualidad onírica del mundo, de la rareza de la realidad, de la figuración de lo vicario, del sentido de lo incógnito y la consciencia por lo que no logramos ver, conocer, distinguir o agotar en totalidad. Ningún objeto podemos asirlo totalmente, ningún ente podemos exprimirlo en su existencia; los objetos viven eternamente confundidos entre sus estados, buscándose en medio de la fuga que implica la materia y su desvanecimiento.

En términos del auditum, la hipnagogia es una plataforma inevitable, especialmente por la consideración que la escucha hace tanto de la dimensión de la gravedad, lo sólido y acústico, como de aquello ingrávido, invisible y más propio de la acusmática. Al considerar tanto una tendencia inmaterial como una opuesta, la escucha aparece como espacio para la verticalidad y la ecuanimidad ontológica, aunando por una consideración de los objetos que permita exponerlos en una relación sónica, oscilante, en el intersticio mismo del sueño y la vigilia.

EXPOSICIÓN

Hipnagogia es una producción del Laboratorio ÉTER con 10 artistas reunidos bajo la curaduría Miguel Isaza, quien buscó en particular el encuentro aculógico o encuentro de escuchas, de tal manera que el sentido plástico pueda dialogar con el etéreo, generando una dinámica en la cual el sonido aparece como un medio entre medios, como un estado híbrido de la materia en el cual es imposible distinguir fronteras estrictas entre la materialidad y lo inmaterial, dejando en entredicho la cosificación del sonido, su supuesta homogeneidad y su condición acústica, aquí cuestionada desde la fragmentación perceptual que implica la condición acusmática, en la cual el sonido aparece no ligado a una fuente material sino al contrario, el sonido como una fuente de realidad, como espacio para la especulación abierta en la escucha.

MÁQUINA

Hipnagogia se construye como una sola máquina que integra los diferentes elementos a modo de una misma composición. Las obras se distribuyen en el espacio de tal forma que puedan coexistir y plantear una composición como sumatoria de las demás. Todas se ubican en el espacio de la galería, algunas entre muros, otras esparcidas por el lugar, pero todas pensadas para coexistir. Para ello se eligieron varios conceptos que permiten explorar lo hipnagógico y el estado intermedio: espacio, bios, ritmo, vibración, cosmos, gravedad, mito, sueño y tiempo.