Cuerpos somos todxs, en el espacio y el tiempo; corpórea es también la otredad y el interior: lo que nos forma y lo que va más allá de nosotrxs. Cuerpos sólidos o imaginarios, celestes o subterráneos, humanos y no-humanos, invisibles y posibles. Cuerpos que no se formarían como organismos, sistemas, sociedades, algoritmos o máquinas, si no fuese por sus entrelazamientos y conexiones. Es una afirmación rotunda del cosmos: todo está interrelacionado. Coexistimos, dependemos mutuamente. Escuchar es en este sentido una forma de percibir la conexión profunda y las resonancias entre los cuerpos, y las prácticas sónicas se convierten en la posibilidad de hallar vías más honestas y sanas de cohabitar el territorio. 

Auditum 2020 estará dedicado a indagar en la idea de cuerpos y conexiones, a través de reflexiones interdisciplinares y prácticas sónicas vinculadas con múltiples vías que comprenden la dimensión ecológica, sociopolítica y espiritual de nuestra coexistencia, a través de la escucha como medio de reflexión cosmológica.Conscientes del contexto actual, proyectamos Auditum 2020 como un espacio atravesado por múltiples vías de lo virtual, lo remoto y lo local, a través de una programación que buscará posibilidades de conexión y desconexión, en las que la sonoridad sea un espacio habitable en el cual cultivar la escucha, develadora de mundos invisibles que trascienden la dimensión tangible y humana.

Creemos que este es un momento ideal para hacernos conscientes de nuestros cuerpos, de sus conexiones, límites y proyecciones. Es el momento para que la escucha nos guíe en el desarrollo de una conciencia ecológica en la cual, aún distanciadxs unxs de otrxs, podamos oír nuestra mutua dependencia.

Todo aquello auditum, todo aquello oído, se convierte en el impulso que permite tomar consciencia del presente. Escuchar, en la noche, en el día, ante el ruido, ante el ave, ante una máquina, ante la escucha misma. Escuchar como respirar, oír como estar, sonar como ser.